Altercado familiar en Urdaneta concluyó con fatalidad


En una reunión familiar, al parecer, emergieron problemas  que venían acumulándose desde hace tiempo y el encuentro  acabó con la muerte de uno de los presentes.


En una calle del sector Curairima del  caserío El Paují, en el municipio  Urdaneta, amaneció el cuerpo sin vida de Hernán Félix Suárez  Cordero,  un agricultor de 27  años que desde el sábado en la noche estaba compartiendo tragos con su pareja y los hermanos de ésta, como  solían  hacerlo los fines de semana en la finca donde trabajaba Suárez Cordero.


En un momento de la reunión, según la versión que le  dieron a un hermano del occiso, se produjo  una pelea entre el  agricultor y  los cuñados. Además del consumo de  alcohol, se desconoce con  exactitud  qué pudo  haber alterado sobremanera a los hombres, pero entre la familia enlutada surgió la posibilidad  de que los hermanos de la pareja de Suárez Cordero se enteraron de que este anteriormente había maltratado a la mujer y en defensa de ella lo  atacaron. En la discusión uno de los parientes de ella sacó una escopeta, apuntó a Suárez Cordero en el pecho y la accionó.


Después de cometer el asesinato, el victimario usó  la moto propiedad del  fallecido  para huir del lugar y antes de marcharse, presuntamente, se llevó  un dinero del agricultor. También escaparon los otros hermanos de la concubina de Suárez Cordero.


La mujer, ayer por la mañana, mostraba  señales de ebriedad. Solo dijo recordar que se había quedado  dormida, de modo  que se percató de la muerte de su  pareja, con quien  acumulaba tres años de relación,  en la madrugada  cuando lo vio inerte sobre el  suelo sin pavimento del poblado.


Los parientes del  fenecido estaban  sorprendidos por  la forma  como se presume ocurrió el hecho, porque el  hombre llamado  Fernando, que presuntamente  fue el que disparó contra Suárez  Cordero, además de ser cuñado de este había entre ambos un trato  cordial.


La víctima era  oriundo de Aguada Grande, poblado de la misma jurisdicción donde sucedió el homicidio, pero pasaba la mayor parte del tiempo en  El Paují por el trabajo. Era el mayor de nueve hermanos y  deja sin padre a un adolescente de 12 años.


Con este asesinato, en marzo, han  ocurrido  dos homicidios en el municipio Urdaneta. El domingo 12,  encontraron  muerto a Adalberto Antonio Tony, de 36 años de edad, en el patio de su  casa en  Santa Inés.   Este hombre se desempeñaba como albañil y tenía contrato en un proyecto de la Gran Misión Vivienda Venezuela para el consejo comunal Carreño Plaza Bolívar, en Santa Inés.


Fuente

Related Posts

}