Caída del dólar paralelo obedece a oferta temporal

El retroceso en la tasa del dólar paralelo es un coyuntura de poco alcance, lo que significa que para el mes de abril repuntará de nuevo esta cotización, por demás accidentada, la cual cayó a menos de Bs. 3.000.

Así lo expuso el analista financiero y exjefe de la división de análisis y riesgo cambiario del Banco Central de Venezuela (BCV) Orlando Zamora, quien explicó que el descenso en la referida tasa se debe a un reciente incremento en la oferta de dólares, debido a que agentes económicos han decidido vender cierta cantidad de estos para cubrir gastos de capital de trabajo y propios del cierre de trimestres e incrementos relacionados con el ajuste de la Unidad Tributaria (UT). “A fin de no exponerse a sanciones, muchos empresarios están dispuestos a desprenderse de sus dólares”, indicó.

Recordó que el flujo de divisas es cada vez menor, a través de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y por consiguiente del Banco Central de Venezuela (BCV).

La canasta petrolera mantiene su tendencia a la baja por el orden de los $45 por barril, situación que puede mantenerse debido a la fortaleza de los productores no convencionales de crudo. Si a esto se suman los problemas visibles de gasolina en el occidente y sur del país, como es el caso de Lara, es posible afirmar que los niveles de producción petrolera del quinto mayor productor del mundo se encuentran comprometidos.
Las reservas mundiales se mantiene estancada, sumado que los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) demanda un importante acceso a dólares.

“Pero no hay respuesta rápida ni medidas concretas”, comentó Zamora, quien indicó que la única señal ha sido el lento desplazamiento hacia arriba de la tasa del Sistema Marginal de Divisas (Simadi), que cerró recientemente en Bs. 704,6. Se cree que deba alcanzar los Bs. 1.500 a final de año. Sin embargo, el Estado insiste en su gradualidad, lo que no aminora el impacto de la carencia de divisas, foco de múltiples problemas productivos en el país.
La insistencia del Gobierno Nacional por controlar las divisas y otros sistemas, no propicia la incorporación de nuevos recursos nacionales y extranjeros.

A juicio del analista, para que esto ocurra no sólo se debe desistir del control cambiario, sino también generar políticas de confianza.

Sobre las recientes declaraciones del ministro de comercio exterior Jesús Faría, en las cuales refirió que en el momento actual no es viable eliminar dicho esquema, Zamora indicó que existe una “falta de voluntad del gobierno” para solventar la actual crisis económica.

Recordó que gran parte de los inventarios de la industria nacional dependen de la importación, sumado que para impulsar la producción del sector primarios también se requiere un importante componente importado, posible de adquirir en divisas, con las cuales no cuenta el país.

-Si no hay pronto un desmontaje, no gradual, del sistema cambiario, dentro de poco no habrá ni siquiera con qué comprar alimentos ni medicinas.

A esto sumo que también debe haber un ajuste en el gasto público, ya que el presupuesto nacional supera los Bs. 6 billones. “Es una asombrosa cantidad que a menos de la mitad del año, ya fue ejecutada en un porcentaje importante”.

Indicó que junto con la formulación de misiones, se trata de una actitud “irresponsable” que no termina por atender el problema de fondo, de tipo macroeconómico.

La ausencia de divisas, limita la productividad del país y esta a su vez impide que se amplien horizontes de mercado y el ingreso de posibles fuentes de dinero en moneda extranjera.

Fuente

Related Posts

}