Canalizando la economía informal se reducirá pobreza extrema


 


DESPEJE DE LOS BUHONEROS POR LOS FUNCIONARIOS DE LA DIVISIÓN DE MERCADO Y ABASTECIMIENTO 10032017 FOTO: KAREN PARADAS


La economía informal debe convertirse en un factor fundamental para la recomposición de la economía del país, porque allí existe una gran capacidad productiva que puede, con ayuda desde el punto de vista legislativo, constituirse en microempresas, que son unidades de producción muy importantes en el mundo de hoy.


La información la dio a conocer, Gerardo Alí Poveda, vocero de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios, en el marco de la Consulta Nacional “El País que Queremos”, que organiza la Asamblea Nacional y coordina el economista Werner Corrales, donde se trató el tema: “Una nueva economía, economía popular y economía solidaria”, con participación de dirigentes y trabajadores de la economía informal.


Destaca Poveda que la pequeña empresa puede actuar de manera coordinada con la mediana empresa y la gran empresa, agregando que allí hay una riqueza muy significativa, una experiencia que debe aprovechar el país, para superar en alguna medida la situación de pobreza extrema que hoy caracteriza a Venezuela.


Reveló que la principal fuente de empleo hoy en Venezuela, es el trabajo informal, porque incluso aquellos trabajadores de empresas y servidores públicos, por la insuficiencia del salario se ven obligados a salir a la calle o a desarrollar cualquier otra actividad lícita para complementar su ingreso y la insuficiencia de dinero, de manera que se está hablando de la mayoría de la población ocupada en Venezuela actualmente.


Precisó que se trata de actividades de distinta naturaleza, en la calle comercializando, manejando un taxi, o llevando a cabo cualquier otra actividad como la elaboración de alimentos, confección de textiles, reparación de electrodomésticos, labores de aseo y mantenimiento.


Admite que estas actividades informales, podrían convertirse en formales, mediante un mecanismo expedito, rápido, económico, que les permita constituirse en microempresas, como el caso de Chile donde una empresa se constituye en un día, en Venezuela son 150 días; además haciendo efectiva la Ley de Microcrédito que existe, pero flexibilizando las garantías, indicando que esta sería una manera de encarrillar todos estos emprendimientos hacia la formación de microempresas, que son fundamentales en las economías desarrolladas del mundo.


Fuente

Related Posts

}