Delincuentes desvalijan poco a poco Escuela Ruiz Pineda I


En un mes los maleantes han desvalijado la Escuela Estadal Leonardo Ruiz Pineda I, al punto que las madres procesadoras han tenido que esconder la comida y usar los utensilios de sus viviendas para atender a los 764 niños que hacen vida en la institución educativa en horas de la mañana y la tarde.


La escuela que está ubicada  en Ruiz Pineda, zona oeste de la parroquia Juan de Villegas, se ha convertido en el mes de marzo en uno de los sitios predilectos para que los delincuentes hagan de las suyas.


No es la primera vez que la institución ha sido objeto de robo, pero en este año el mes de marzo, las incursiones de los maleantes han sido seguidas, relataron profesoras del plantel.


En un primer robo maleantes se metieron a través de un boquete al comedor y se apoderaron de 68 pollos, 28 trozos de carne, se llevaron verduras, además de apoderarse de calderos, ollas y toda la bajilla y cubiertos que tenían para los alumnos, además dañaron neveras. En esa ocasión, las madres procesadoras hicieron de conocimiento a una comisión de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que estaba apostada a unas calles e indicaron no poder atender la solicitud porque no pertenecía a su cuadrante y Polilara hizo presencia en dicha institución, luego de que se llamará de forma directa a un jefe del organismos, porque cuando se hizo la notificación en la comisaría el llamado no fue atendido.


En un segundo hecho delictivo se apropiaron de unas pocetas de los baños de preescolar y ahora los pequeños no tienen donde hacer sus necesidades, relató Magdalena García, supervisora de la escuela.


En está tercera ocasión fueron dos sujetos los que ingresaron tras saltar la cerca perimetral del frente de la institución, más de media hora estuvieron dentro del plantel educativo, indicó una vecina que no quiso identificarse por temor a represalias. Dentro del plantel estaba un vigilante quien manifestó que eran las 2:15 de la madrugada, cuando sintió el ruido y a los perros ladrando, pero no se atrevió a salir porque estaba desarmado.


La mañana de ayer a las 6 a.m., antes de entregar la guardia, dio su respectivo recorrido y se dio cuenta que el área de depósito fue violentada, faltaban unas puertas, además de otros juegos de baños que habían sido dotados por la Gobernación de Lara y estaban próximos a instalarse, comentó la supervisora de la unidad educativa.


Alfredo Mora, quien es el dueño de la cantina indica que tiene 10 años trabajando en la institución y también se ha visto afectado por la inseguridad.


En un año los delincuentes se han apropiado de cuatro bombonas de gas pequeñas, una cafetera grande, un horno microondas, dos tostadoras, dos licuadoras y en esta oportunidad le dañaron el refrigerador, pues se llevaron el motor.


Cabe destacar que los delincuentes pasearon por el comedor, saben que esta semana los surtieron, pero no contaron con que se tomaron previsiones del primer robo y la comida está siendo resguardada fuera del plantel.


Así mismo confesaron los profesores que las madres procesadoras tienen que llevarse los cubiertos de sus casas, así como parte de la vajillas para atender a los muchachos que van desde preescolar hasta básica. “La información sale de aquí adentro, nosotros tenemos muchachos fuertes y otros que hasta son usados”, destacó una de las profesoras que no quiso ser identificada.


Los trabajadores en general del plantel clamaron por patrullaje en la zona, así como iluminación, indica que es una zona oscura, además piden que las paredes de la institución sean elevadas, porque son de fácil acceso para los delincuentes.


Fuente

Related Posts

}