Intel Compute Stick Conoce las ventajas

Foto: Agencias

Los dongles o sticks HDMI, son una de las sorpresas más agradables para los usuarios de tecnología en los últimos tiempos. En este formato tan compacto ha sido posible encontrar todo tipo de prestaciones.

La propuesta del Intel Compute Stick es aún más ambiciosa que la que habíamos visto en productos como el Chromecast y otros dongles destinados a la reproducción multimedia. En este caso contamos con todo un miniPC con Windows 10 o con Ubuntu a nuestro alcance, y nosotros ya hemos podido probar esta nueva forma de hacer que nuestro puesto de trabajo sea más ubícuo que nunca.

Pruebas y análisis recientes, es una versión preliminar del Intel Compute Stick basado en Windows. Esta edición ya se vende en Estados Unidos y es posible encontrarla a precios que rondan los 150 dólares, sin embargo hace poco más de seis meses, se liberó una versión ligeramente distinta. Contará con 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento, pero además estará basada en Ubuntu 14.04 y su precio estimado será de 110 dólares cuando aparezca a la venta.

Intel no es una empresa en la que veamos ese discurso en el que el diseño es factor esencial de sus productos, y eso se nota en un Compute Stick espartano como pocos en ese apartado. Cierto que el factor forma de estos dongles no da para demasiadas sorpresas, pero aquí es evidente que el formato de presentación del accesorio tiende más bien a lo básico.

La placa en la que están integrados todos los componentes está protegida por una carcasa de plástico negro reflectante en su parte superior y mate en los laterales y en la inferior. En esa carcasa superior contamos con el LED azul de encendido, un logo “Intel inside” y dos rejillas de ventilación que permiten dar salida al aire caliente que generan los componentes internos.

En los laterales encontramos los distintos puertos de conexión: en uno de ellos tenemos una ranura Micro SD para ampliar la capacidad de almacenamiento y una pequeña rendija de ventilación, mientras que en el otro contamos con el puerto USB, la ranura antirrobo, el puerto Micro USB para alimentar el dispositivo, otra pequeña rejilla de ventilación y un pequeño botón de encedido y apagado.

El el borde inferior encontramos el conector HDMI que es el que utilizamos para conectar el Intel Compute Stick a un televisor, monitor o proyector compatible, y aquí Intel ha tenido el detalle de proporcionar un pequeño alargador HDMI de 20 cm que permite que si queremos podamos tener más accesible sus puertos de conexión, algo que ha venido muy bien para facilitar el acceso a ellos durante nuestras pruebas. En la caja también se incluye un cargador USB de 10 W (5V y 2A) y un cable de USB a Micro USB.

Sistema operativo: Windows 8.1 con Bing (32 bits)
Procesador: Intel Atom Z3735F quad-core a 1,33 Ghz 22 nm, 2MB Caché L2, 2,2W SDP
Memoria RAM: 2 GB (1.333 MHz DDR3)
Gráficos: Intel HD Graphics
Almacenamiento: 32 GB eMMC SSD (Samsung MBG4GC)
Conectividad: WiFi 802.11n (Realtek RTL8723BS) + BT 4.0
Puertos: 1 salida HDMI 1.4a, 1 USB 2.0, 1 MicroSD, 1 Micro USB (carga)
Tamaño: 103 x 37 x 12 mm
Peso: 54 g
Otros: Ranura antirrobo

Fuente

Related Posts