La FVF entre escándalos y quejas


La actual elección de Laureano González como presidente de la Federación Venezolana de Fútbol por una categórica ventaja ante sus rivales de turno trajo una serie de quejas de cómo se hacen los comicios de ese ente deportivo, sumado a eso se ventilan supuestas y múltiples irregularidades administrativas que dejan de nuevo en el ojo del huracán a una ratificada directiva que le sobran las acusaciones, pero escasea de buenos desempeños.


Los ratificados formaron parte del grupo que dirigió Rafael Esquivel por más de 25 años, quien en estos momentos se mantiene arrestado en los Estados Unidos por asuntos de corrupción que salpican desde la directiva de la Conmebol hasta la cabeza de la Federación Internacional de Fútbol (Fifa en sus siglas en inglés).


González de poco diálogo con los medios de comunicación, completó el periodo que fue interrumpido por Esquivel en el 2015, desde su llegada no hubo cambio significativo a la política futbolística del país, que se caracteriza por una liga pobre en rendimiento internacional, falta de apoyo a las categorías menores e instalaciones en total desidia, sumado a los escasos resultados en las categorías mayores que tanto en masculino y femenino, nunca han llegado a un Mundial.


Esta situación formó varias corrientes que pedían un cambio significativo del balompié criollo, lideradas por Tony Carrasco, Richard Páez y Antonio Cabrujas. Los dos primeros de mayor seguimiento mediático, pero de poco apoyo entre el pequeño grupo de votantes.


Páez salió del juego, los otros dos candidatos se presentaron, pero fueron altamente superados por González que sacó 123 de los 128 votos posibles.


Ante la gran cantidad de apoyo Carrasco se expresó este fin de semana ante la contundente derrota a la cual describió en una carta pública como irregular


“Con el debido respeto paso a detallar mi inconformidad sobre el proceso electoral, donde a la vista de todos los interesados, inclusive esta comisión electoral, se hizo evidente el extremo y grosero ventajismo que se le dio a la plancha uno en perjuicio de sus contrincantes electorales, donde los votantes fueron privilegiados con extrema atención, propios de una certera manipulación para lograr los objetivos por quien votar, mientras que nosotros estando en tiempo hábil dentro del lapso de campaña electoral se nos decomisó  nuestros volantes de promoción, de nuestro proyecto y dar a conocer los integrantes de la plancha. La plancha uno dispuso de los recursos de la Federación para invertir en viajes de avión, traslado, comida, hospedaje y regalías a los que le apoyaron”, cita parte de la carta de Carrasco.  El dirigente destacó al final de su escrito que estas elecciones serían impugnadas no en Venezuela sino ante el Tribunal Superior del Deporte en Suiza.


La periodista Eumar Esaá, redactora del sitio web El Estímulo, destacó en su publicación una serie de pruebas que ponen en evidencia supuestas irregularidades cometidas por Jesús Berardinelli, director de finanzas de la FVF, quien supuestamente estaría implicado en compras a empresas fantasmas, facturaciones en dólares por conceptos para los que se simuló una venta en bolívares, cobertura de pasajes aéreos a familiares de dirigentes a cuenta de la Federación, entre otros delitos que enturbian aún más la manera como se  dirige el balompié venezolano.


Además de la gruesa lista de delitos que acusa el periodista al director de finanzas, está el nepotismo de incluir a familiares como supuestos especialistas de alguna rama para justificar los viajes que realizan con las diversas delegaciones de todas las categorías que participan en los eventos mundiales, claro ejemplo es llevar a su hijo Gianfranco Benardinelli como traductor de la selección.


La vida de la directiva de la FVF, principalmente la de  Benardinelli, según el estudio de la periodista, está llena de cuantiosos lujos dignos de multimillonario, con cuantiosos viajes alrededor del mundo, propiedades de gran valor y otro tipo de extravagantes comodidades.


El fútbol nacional está en una situación triste, con una cuestionable directiva y malos resultados que hacen a la juventud decantarse por otras especialidades.


Fuente

Related Posts

}