La OPEP y sus socios prorrogan nueve meses los recortes de petróleo


Los países de la OPEP y sus socios, incluyendo Rusia, acordaron este jueves prorrogar nueve meses, hasta marzo de 2018, sus recortes de producción de petróleo, un intento de apoyar los precios frente al auge de Estados Unidos.


“Todos los indicios apuntan a que una extensión de nueve meses es óptima”, dijo el ministro saudí del Petróleo, Jaled al Faleh, en una rueda de prensa junto a su homólogo ruso Alexandre Novak.


Arabia Saudí y Rusia -los dos principales productores mundiales- fueron los artífices del histórico acuerdo del año pasado entre 24 países (los de la OPEP y 11 no miembros).


El pacto entró en vigor en enero y estaba vigente hasta el 30 de junio. Fue el primero importante en años de un cártel que parecía haber perdido su capacidad de influencia.


Pero los recortes no han logrado totalmente su objetivo, a saber drenar las existencias y estimular los precios al alza, con un barril que ronda en los últimos meses los 50 dólares, lejos de los 100 de hace apenas tres años.


De ahí la prórroga otros nueves meses, que entrará en vigor el 1 de julio con las mismas condiciones de 2016 -un total de 1,8 millones de barriles diarios (mbd) de reducción en relación a octubre de ese año- y sin añadir nuevos países en esta coalición petrolera, hasta ahora inédita.


“La idea es ahora llevar los inventarios a unos niveles similares al promedio de los últimos cinco años”, resumió  antes de la reunión el ministro venezolano del Petróleo, Nelson Martínez.


El giro de los productores y en particular de los de la Organización de Países Exportadores de Petróleo  (40% de la producción mundial), que durante años inundaron el mercado con su crudo, se explica por la creciente competencia del petróleo de esquisto de Estados Unidos.


Este tipo de crudo, que se extrae por fracturación hidráulica -el ‘fraking’, una técnica muy criticada por sus efectos sobre el medio ambiente- está en auge y gracias a los avances técnicos es cada vez más competitivo.


Hasta el punto que la producción en Estados Unidos (de esquisto y convencional) ha pasado de 850.000 barriles al día en 2016 a 9,3 millones actualmente, rozando el récord histórico de 2015.


Desde el acuerdo del año pasado, el barril se mueve entre 45 y 55 dólares en Nueva York, lejos del suelo de 26 dólares que tocó en febrero de 2016.


Fuente

Related Posts