La ‘pequeña metamorfosis’ del cometa de la sonda Rosetta al acercarse al sol


La sonda europea Rosetta persiguió al cometa 67P en su acercamiento al sol entre 2014 y 2015 para fotografiar su superficie y conocer los cambios que este experimenta en ese viaje, una ‘pequeña metamorfosis’ con erosión de materiales, derrumbe de colinas o desplazamiento de grandes masas rocosas.


Así lo desvelan dos estudios publicados este martes en Science y Nature Astronomy, que describen los cambios sufridos por el cometa en la superficie durante su camino al perihelio, la región de la órbita más cercana al sol (186 millones de kilómetros que alcanzó en agosto de 2015).


Los estudios ponen de manifiesto que el cometa vivió en su pasado un período de actividad mucho más intenso del que ha podido documentar Rosetta.


Los cometas tienen la misma edad que el resto de cuerpos del sistema solar, unos 4.500 millones de años. Son pequeños cuerpos helados que adoptan su apariencia característica cuando se aproximan al sol: sus hielos subliman y emergen la cola de polvo e iones y la coma de gas, una envoltura gaseosa que rodea al núcleo.


Para seguir conociéndolos, la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzó en 2004 Rosetta, cargada con varios instrumentos, entre ellos Osiris, con dos cámaras de alta resolución y participación española.


Rosetta hibernó durante 31 meses, despertó (enero de 2014), viajó con 67P/Churyumov-Gerasimenko a modo de satélite artificial e incluso lanzó un módulo -Philae- a la superficie del mismo, y terminó en septiembre de 2016, cuando la hicieron colisionar con su cometa.


Sin embargo, aún sigue haciendo ciencia: envió a tierra miles de imágenes que se siguen analizando.


Gracias a Osiris, se concluyó en 2015 por qué 67P tiene esa peculiar forma parecida a un pato de goma: está formado por dos cometas independientes que chocaron a baja velocidad en el Sistema Solar primitivo.


También constataron, a través del instrumento Rosina, la existencia de ingredientes clave para el origen de la vida, como la glicina, un aminoácido que suele encontrarse en proteínas, y fósforo, un elemento fundamental del ADN y membranas celulares.


Ahora, los investigadores han centrado sus análisis en un registro de imágenes de dos años de la superficie del cometa, que abarca su aproximación al sol, el desarrollo de la actividad, alejamiento del sol y recesión de dicha actividad.


Fuente

Related Posts