Mantener el control de cambios profundizará crisis económica

Si el gobierno mantiene el control de cambio, se profundizará la crisis económica que vive el país, porque es inviable impulsar la economía manteniendo distintos tipos de cambios que lo que han contribuido es a exacerbar la corrupción, aseguró el presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez.

El pronunciamiento del máximo dirigente del movimiento empresarial organizado del país, se produjo al salir al paso a las declaraciones del Ministro de Comercio Exterior, Jesús Faría, quien señaló públicamente que “Hay control de cambio para rato”.

-El problema es que no tenemos un control cambiario fluido, constante, transparente y confiable para producir bienes y servicios en el país, mantener este control de cambio de manera como se está aplicando, es agente de distorsión inflacionaria y además alimenta la corrupción y la especulación en Venezuela. No hay manera que un sistema cambiario como el que tiene esta gente, como mecanismo de control político, permita estimular la producción y sobre todo tener una economía balanceada y equilibrada, porque lo único que hace es distorsionar las variables macroeconómicas-, afirma Martínez.

Explica que el sistema cambiario tiene múltiples tasas, y esto no solamente distorsiona la economía, sino que aquellas empresas que logran obtener divisas, que son muy pocas, además nadie sabe cuales son, terminan muchas veces colocando en un momento determinado, poniendo los productos en manos de las bandas especulativas del mercado informal.

-Las empresas que obtienen dólares a tasa Dipro o tasa Dicom lo que producen, lo entregan en un 50 % a los CLAP o los ponen en el mercado y mucha de esta mercancía termina en manos de la informalidad, de los mercados especulativos que terminan incluso vendiendo a precios internacionales, como consecuencia de que no existe una oferta nacional suficiente que permita satisfacer la demanda interna-, afirma.

Admitió Martínez que el Gobierno no está entregando las divisas para importar las materias primas e insumos, tampoco ha pagado la enorme deuda que tiene con los proveedores internacionales, y ha reducido las importaciones en forma brutal, porque no tiene dólares y esta importando los productos a través de los organismos de compra que tiene el Estado y allí está el caldo de cultivo para la corrupción, la especulación y el chantaje que hay sobre los actores económicos.

-El bien más escaso que hay en Venezuela en este momento, es el dólar, encima de eso, mantienen unas tasas que constituyen una regalía, porque las brechas y las distorsiones macroeconómicas son tales, que el mejor negocio es obtener un dólar Dipro a 10 Bs/$ y venderlo en el mercado paralelo, lo mismo pasa con los productos, los importas a 10 bolívares y luego los colocas en los anaqueles para venderlos a precio de dólar libre, lo que constituye un negocio redondo, todo esto en detrimento de todos los ciudadanos venezolanos, ya que no se pueden controlar los mercados, y es evidente que el Gobierno en su interés de querer controlar todo, lo que hace es generar distorsiones-, afirma Martínez.

Consultado en torno a las perspectivas de la economía, para lo que resta del año, tomando en consideración los escenarios negativos que están por delante, no hay materias primas ni insumos, no hay divisas para importarlos, las empresas tienen un 65 % de capacidad ociosa y el Ejecutivo sigue aplicando medidas en contra de la propiedad privada, el dirigente empresarial reclama la aplicación de correctivos.

-Si no se hacen los correctivos macroeconómicos sobre la economía, para el abordaje de esta crisis, realmente la tendencia va a ser a empeorar, ya que no hay manera de mejorar con el sistema del Plan de la Patria que el gobierno se empeña en seguir implementando; el problema de fondo no es ni siquiera el control cambiario, este es una herramienta de control político, que lo único que está haciendo es distorsionando la economía del país y a nivel de producción, la poca que se está obteniendo termina en manos de los mercados especulativos-, destaca.

Por otro lado se refiere al desangre que hay en Petróleos de Venezuela, porque el hecho de que se le impida que Pdvsa pueda tener una mejor posición financiera en el manejo de sus pocos bolívares, porque la obligan a regalar las pocas divisas que produce a “una tasa irresponsable irrisoria”, agregando que ha habido “un desangre financiero” dentro de la industria petrolera, que ha perdido su eficiencia, está bajando la posibilidad de producir más, porque la obligan a regalar el producto de sus ingresos.

Por otra parte, en torno a la utilización de las pocas divisas que ingresan al Estado, en la adquisición de productos importados para llenar las cajas de los CLAP, el líder empresarial advierte que esto es una “aberración”.

-Si cada dólar que se destina a la importación de estos rubros alimenticios, se destinara a la producción nacional, se generarían empleos, riqueza, impuestos, genera los círculos virtuosos de la producción y esto no se está haciendo, por lo tanto los venezolanos no nos estamos beneficiando con la producción, sino que quien se beneficia con las importaciones, es el extranjero, otros ciudadanos y otras naciones, porque nosotros no estamos siendo capaces de producir los mismos productos que el gobierno está importando, no porque no estemos dispuestos a hacerlo, sino porque no tenemos los medios para seguir produciendo, además no hay estímulos y en el Ejecutivo no quieren reconocer que sin la participación del sector empresarial privado, es muy poco probable que el Ejecutivo pueda sacar al país de la crisis más profunda que ha registrado la economía históricamente-, aseguró Martínez.

Fuente

Related Posts