Muerte de oficial de la PNB fue encargada desde la cárcel

Quíbor, capital del municipio Jiménez, es considerada la ciudad artesanal de Venezuela.  Una de las más turísticas del estado Lara.

Conocida por tener los mayores productores de cebolla y tomate, pero también se ha convertido en sitio predilecto para la delincuencia.

Entre buscar sus presas para extorsiones y secuestros, al usar el sitio como centro de operaciones o guaridas, ha pasado a ser el segundo municipio más peligroso de la región en 2017.

En lo que va de año se contabilizan 14 homicidios cometidos en Jiménez, todos hechos impactantes que han sacado a relucir lo peor del lugar.

El primero fue Fray Pablo Mendoza Merlo (47), quien era ex concejal del Psuv en Sanare. El crimen se consumó el pasado 28 de enero dentro de una gallera.

Funcionarios del Cicpc, detuvieron al sicario:?Carlos Alberto Rodríguez Rodríguez, de 27 años de edad, conocido como El Puerco, un expresidiario, que formó parte del pranato en la cárcel de Cepella.

El segundo hecho donde retumbó el nombre del municipio fue el 4 de febrero, cuando tres productores fueron asesinados y quemados dentro de un vehículo en San Miguel, este crimen también fue resuelto por efectivos del Eje de Homicidios, hecho en donde se vinculan a ocho funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

El tercer hecho relevante en ese pueblo fue la muerte de Yailin José Cantor Ramos, de 30 años, oficial de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), en un hecho registrado en la calle 16 del barrio Jacinto Lara de Quíbor, el miércoles 22 de febrero.

Su crimen fue atroz, la joven fue apuñaleada y le dispararon en el rostro.

Tal como se publicó en EL IMPULSO en aquella ocasión Cantor Ramos había estado de guardia y la entregó ese miércoles en horas de la mañana. Se fue a su casa y según cuentan testigos a las 4:00 de la tarde llegaron dos sujetos en una motocicleta.

Tocaron la puerta de la casa y le preguntaron si respondía al nombre de Yailin Cantor, quien respondió de forma afirmativa. Fue ingresada a la fuerza a su vivienda en donde fue atacada y asesinada. La funcionaria  se convirtió en la novena mujer asesinada en Lara.

Los criminales se fueron y para tratar de desaparecer algunas evidencias intentaron quemar la casa, para ello lanzaron una bomba molotov, la cual inició el fuego en la vivienda. Así fue que los vecinos se alertaron y supieron del hecho, auxiliando a la dama hasta el Hospital Baudilio Lara de Quíbor,  pero falleció.

En esa ocasión, en EL IMPULSO se indicó que la hermana de la funcionaria era un eslabón importante en este caso, testigos indicaron que la muchacha andaba con maleantes, pero la familia de Cantor Ramos no declaró nada al respecto. Más sin embargo se conoció que la hermana de la hoy occisa jamás apareció, ni compareció ante los cuerpos de seguridad.

Los testigos y allegados a la familia relataron que la muerte de la oficial se trata de una venganza en contra de la hermana, porque era novia de Jesús Alberto Rodríguez Vergara, conocido como El Estrellita, uno de los líderes de las bandas que operan en Jiménez.

La dama siempre acudía hasta la cárcel de San Felipe, mejor conocida como La Cuarta, donde tendría amores con El Estrellita y aparentemente habría expresado sus deseos de acabar con la relación, por lo que este delincuente no aceptó y la habría amenazado en varias ocasiones.

“Si dejas de venir mato a alguien de tu familia”, serían algunas de las palabras expresadas por El Estrellita. Luego de un tiempo la joven, a quien describen como una muchacha agraciada, dejó de acudir a la cárcel y fue cuando El Estrellita llamó a sus “compinches” de la calle y a través de un encargo mandó a ejecutar a la funcionaria. Dicha versión también figura en medio de las investigaciones y fue confirmada por fuentes policiales.

El Estrellita es uno de los hampones que figura en la mayoría de los casos de extorsión cometidos en dicha zona agrícola.

La violencia sigue galopando en Jiménez y es que la madrugada de este lunes, un grupo de diez delincuentes armados, quienes llegaron todos en moto, sometieron a residentes del caserío El Pueblito y asesinaron a una persona, hirieron a otra y golpearon al resto de los presentes.

Trascendió que había una vendimia por la zona y muchos de los residentes se quedaron tomando licor reunidos. Pasada la medianoche, llegaron los delincuentes, sometieron a los presentes y pidieron las pertenencias, muchos las entregaron, pero aparentemente uno de los hombres se alzó.

Los delincuentes dispararon una escopeta y el proyectil le dio a Danny Pastor López León, de 34 años de edad, quien se opuso al robo. Pecho y cuello fueron los impactos recibidos en la humanidad del agricultor.

Los delincuentes se fueron golpeando a cuanta persona se le atravesara e incluso se metieron en varias viviendas, entre ellas la de Elizaúl José Mendoza Rodríguez (23), quien relató que fueron los sujetos desconocidos quienes irrumpieron en su casa y le dispararon. La herida de este agricultor fue en la cabeza, con entrada y salida, además de su mano izquierda, su pronóstico es reservado.

Cabe destacar que el caserío El Pueblito es un sector un poco retirado de la población de Quíbor, por lo que los funcionarios del Eje de Homicidios ya trabajan para determinar qué banda fue la que actuó en este nuevo homicidio cometido en el municipio Jiménez.

Jesús Alberto Rodríguez Vergara, de 26 años, es conocido como El Estrellita, comenzó en la banda El Guly, era uno de sus pistoleros y piezas claves en dicha organización delictiva al igual que El Pollo.

Está involucrado en los asesinatos de Jesús Eduardo Godoy Moreno, de 21 años, hecho ocurrido el pasado 8 de julio; de igual manera en el homicidio de Emigluth Alvarado, de 26 años, suceso registrado el 3 de junio; también en el deceso de Diego José Torrealba Hernández, de 21 años, ultimado el 28 de junio y no se descarta su actuación en la muerte del comerciante José Rafael García Arejula, ocurrida dentro del Banco Mercantil de Quíbor el 17 de julio, todos cometidos en el 2013.

Fue detenido en el Mercado Mayorista en el mes de agosto del 2013, cobrando una extorsión.  Según la reseña en aquel entonces, el dinero era utilizado para financiar la compra de armas y municiones para dotar a las bandas de El Wilei, El Pollo, El Gufy y El Machado, quienes estarían a cargo del mercado de delincuentes en el municipio Jiménez.

Actualmente opera junto a El Pollo y es uno de los líderes de las bandas que se encargan de la extorsión en esta localidad.

Fuente

Related Posts

}